13 oct
2016

Catalunya rediseña el impuesto a las nucleares para sortear la suspensión del Constitucional

Catalunya rediseña el impuesto a las nucleares para sortear la suspensión del Constitucional

El Govern de la Generalitat prevé reinstaurar el impuesto sobre las nucleares que fue suspendido por el Tribunal Constitucional después de haberlo rediseñado y convertido en un impuesto medioambiental que gravará el riesgo sobre los elementos radiactivos de las centrales nucleares. El Ejecutivo catalán prevé introducirlo en la ley de acompañamiento de los presupuestos del año que viene con el objetivo de que pueda estar vigente el 1 de enero y permita recaudar unos 60 millones de euros anuales, una cantidad superior en 15 millones a la que se obtenía con la anterior tasa, que fue anulada.

El nuevo gravamen que se denominará “impuesto sobre el riesgo medioambiental de la producción, manipulación y transporte, custodia y emisión de elementos radiotóxicos” contará con bonificaciones de hasta 5 millones en caso de que las emisiones se reduzcan sobre años anteriores. Es un impuesto que quiere diferenciarse lo máximo posible de los tres impuestos estatales que recaen sobre las centrales nucleares y focalizarse en los riesgos medioambientales en la producción, manipulación y custodia del material radioactivo.

El anterior impuesto sobre nucleares se aprobó en el 2014 y gravaba el combustible utilizado por las centrales. Pero fue suspendido este 2016 por el Constitucional después de haber recaudado unos 60 millones que han tenido que devolverse a los propietarios de las dos centrales nucleares catalanas: Vandellós y Ascó, propiedad de Endesa e Iberdrola.

(…)

Fuente: La Vanguardia

Noticias Relacionadas