08 feb
2017

El CSN establece las condiciones a la solicitud de renovación de la autorización de explotación de Santa María de Garoña

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha acordado, por cuatro votos a favor y uno en contra, fijar los límites y condiciones relativas a la solicitud de renovación de autorización de explotación de la central nuclear Santa María de Garoña (Burgos).

Los cinco miembros del Pleno han analizado en detalle los diferentes expedientes administrativos asociados al proceso de renovación de la autorización de explotación de la central nuclear Santa María de Garoña, tal como figura en el orden de día de la sesión de hoy, como puntos para la toma de decisión.

De esta forma, el Pleno del Consejo ha revisado los informes correspondientes a la Revisión Periódica de Seguridad (RPS), que incluye desde la fecha de corte de la segunda RPS (diciembre de 2007) hasta el 31 de diciembre de 2012, las respuestas enviadas por el titular, Nuclenor, al cumplimiento de la Normativa de Aplicación Condicionada (NAC), el estado de cumplimiento de las condiciones sobre seguridad nuclear y protección radiológica de las Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) y de las Instrucciones Técnicas aplicables y el informe presentado por Nuclenor relativo a los Documentos Oficiales de Explotación.

Las evaluaciones concluyen que las propuestas son aceptables desde el punto de vista de la seguridad y la protección radiológica, si bien es necesario que el titular lleve a cabo acciones adicionales que se identifican en unos límites y condiciones sobre seguridad nuclear y protección radiológica y que se recogen en la propuesta que el CSN remitirá al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (Minetad).

Las ocho primeras condiciones, de un total de diez, se refieren a requisitos de tipo genérico incluidos en las autorizaciones de explotación de todas las centrales nucleares:

– Identificación del titular y explotador responsable.

– Potencia máxima autorizada.

– Documentos Oficiales de Explotación.

– Informes anuales requeridos por el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR).

– Salida de bultos radiactivos fuera del emplazamiento.

– Presentación de la próxima Revisión Periódica de la Seguridad.

– Requisitos para solicitar el cese de la explotación.

– Programas de mejora.

Las dos condiciones restantes se han fijado en torno a dos momentos concretos de la instalación. De esta forma, la condición número 9 establece que:

Antes de la primera carga de combustible nuclear en el reactor el titular deberá completar las actuaciones necesarias para alcanzar el nivel de seguridad nuclear y protección radiológica previsto para dicha situación operativa, de acuerdo con las Instrucciones Técnicas Complementarias emitidas.

Además, el inicio de las operaciones de la primera carga de combustible requerirá la apreciación favorable del Consejo de Seguridad Nuclear.

Por su parte, la condición número 10 dictamina que:

Antes de que en el reactor se produzca una reacción nuclear en cadena automantenida, es decir, que el número de neutrones producidos y absorbidos en el interior del reactor sea el mismo (situación que técnicamente se denomina criticidad del reactor) el titular deberá completar las actuaciones necesarias para garantizar la explotación segura de la central, de acuerdo con las Instrucciones Técnicas Complementarias emitidas.

(…)

Fuente: CSN

 

Noticias Relacionadas