08 nov
2016

La Central nuclear de Cofrentes inicia los trámites para la contrucción de un Almacén Temporal Individualizado (ATI)

La central nuclear de Cofrentes ha iniciado los primeros trámites administrativos para llevar a cabo el proyecto de construcción de un Almacén Temporal Individualizado (ATI) para su combustible nuclear gastado.

El proyecto ya ha iniciado las primeras fases de licenciamiento y diseño, y se espera que esté en funcionamiento en el año 2019.

La razón para la construcción de un ATI se debe a que las piscinas de las centrales tienen un tamaño limitado y, por lo general, no están dimensionadas para almacenar todo el combustible usado durante su vida operacional. Por este motivo, el proyecto de las centrales incluye desde su origen la previsión de almacenar en seco parte del combustible gastado. Esta solución está específicamente contemplada en el 6º Plan General de Residuos Radiactivos.

En nuestro país es el Estado el que tiene la responsabilidad de diseñar la estrategia de gestión del combustible nuclear gastado. ENRESA es la empresa pública creada para llevar a cabo este cometido, de acuerdo con el citado 6º Plan General de Residuos Radiactivos.

La solución aprobada en España para la gestión del combustible gastado consiste en la construcción de un Almacenamiento Temporal Centralizado, conocido como ATC, con capacidad para albergar los elementos combustibles de todas las centrales nucleares españolas.

No obstante, el proyecto de construcción del ATC se encuentra todavía en sus fases preliminares, por lo que hasta su puesta en funcionamiento las centrales deben almacenar los elementos de combustible gastados en piscinas dentro de sus propias instalaciones.

En España existen ya tres ATI en operación, ubicados en las centrales nucleares de Trillo, José Cabrera y Ascó. Además, se ha autorizado también la construcción de un ATI en la central nuclear de Santa Maria de Garoña y se ha presentado la solicitud de autorización para hacer lo propio en la central nuclear de Almaraz.

En Europa existen ejemplos de instalaciones de este tipo en Suiza, Alemania, Francia o Reino Unido, siendo Estados Unidos el país donde hay un mayor número. Las centrales americanas tienen más de 2.400 contenedores cargados con combustible en más de 60 emplazamientos.

Los almacenamientos de combustible gastado en seco cuentan con una tecnología totalmente madura y con una regulación perfectamente desarrollada, cuya seguridad se ha contrastado desde hace más de 15 años.

El ATI de la central nuclear de Cofrentes lo constituirá una losa de hormigón armado con resistencia sísmica y con capacidad para almacenar un total de 24 contenedores de combustible.

Los contenedores en este tipo de instalaciones son cilindros de acero y hormigón, de unos 5 metros de altura y 2,5 de diámetro, diseñados para mantener de forma segura el combustible en cualquier tipo de  situaciones.

Los contenedores se refrigerarán por convección natural y sus espesores de acero y hormigón proporcionarán el blindaje necesario para permitir el acceso de personal al entorno del contenedor sin riesgo alguno.

El ATI es una instalación de carácter temporal, por lo que, en un futuro, todos los contenedores almacenados en la central nuclear de Cofrentes se enviarán al ATC junto con el resto del combustible de las demás plantas españolas. De este modo, los terrenos quedarán nuevamente disponibles, sin albergar ningún tipo de material nuclear.

Fuente: CN Cofrentes

Noticias Relacionadas